miércoles, 20 de febrero de 2008

Visto y leído: Ciencia

Science: It Works, Bitches!

............

Esta semana pasada se celebró el día de Darwin, aunque yo lo "celebré" unos días antes sin saberlo. En The Guardian, le han dedicado una muy completa web a Darwin. Y aquí hay un artículo sobre un libro que muestra la evolución en acción.

Darwin y la evolución están últimamente "de moda" por la guerra contra la ciencia que están desarrollando especialmente en los USA los creacionistas. Algunos de los últimos partes desde el frente aquí, aquí, aquí, aquíaquí y aquí.

............

Decir tonterías supuestamente científicas y que haya gente que se lo crea (por ignorancia, mayormente) no es algo que sólo se dé en el caso de la evolución, también se da en, por ejemplo:

y la lista seguiría...

............

Siguiendo con uno de los temas que ha aparecido un par de veces en este blog: el cambio climático (se sobreentiende en lo que sigue que me refiero al producido por la acción humana). Al que, por cierto, hay quien quiere buscar un nombre más adecuado que el erróneo de "calentamiento global".

Como demuestra este (largo, pero interesante) artículo en el New Yorker, el tema es más complicado de lo que pueda parecer a simple vista. Algunos extractos:

A person’s carbon footprint is simply a measure of his contribution to global warming. (CO2 is the best known of the gases that trap heat in the atmosphere, but others—including water vapor, methane, and nitrous oxide—also play a role.) Virtually every human activity—from watching television to buying a quart of milk—has some carbon cost associated with it. [...] Yet the calculations required to assess the full environmental impact of how we live can be dazzlingly complex. To sum them up on a label will not be easy. Should the carbon label on a jar of peanut butter include the emissions caused by the fertilizer, calcium, and potassium applied to the original crop of peanuts? What about the energy used to boil the peanuts once they have been harvested, or to mold the jar and print the labels?

[...]

“Let’s just assume every mother cares about the environment—what then?” he asked. “Should the carbon content matter more to her than the fat content or the calories in the products she buys?”

[...]

It is a logical and widely held assumption that the ecological impacts of transporting food—particularly on airplanes over great distances—are far more significant than if that food were grown locally.

[...]

Yet the relationship between food miles and their carbon footprint is not nearly as clear as it might seem. That is often true even when the environmental impact of shipping goods by air is taken into consideration. “People should stop talking about food miles,” Adrian Williams told me. “It’s a foolish concept: provincial, damaging, and simplistic.”

[...]

The environmental burden imposed by importing apples from New Zealand to Northern Europe or New York can be lower than if the apples were raised fifty miles away. “In New Zealand, they have more sunshine than in the U.K., which helps productivity,” Williams explained. That means the yield of New Zealand apples far exceeds the yield of those grown in northern climates, so the energy required for farmers to grow the crop is correspondingly lower. It also helps that the electricity in New Zealand is mostly generated by renewable sources, none of which emit large amounts of CO2. Researchers at Lincoln University, in Christchurch, found that lamb raised in New Zealand and shipped eleven thousand miles by boat to England produced six hundred and eighty-eight kilograms of carbon-dioxide emissions per ton, about a fourth the amount produced by British lamb. In part, that is because pastures in New Zealand need far less fertilizer than most grazing land in Britain (or in many parts of the United States). Similarly, importing beans from Uganda or Kenya—where the farms are small, tractor use is limited, and the fertilizer is almost always manure—tends to be more efficient than growing beans in Europe, with its reliance on energy-dependent irrigation systems.

[...]

“Everyone always wants to make ethical choices about the food they eat and the things they buy,” he told me. “And they should. It’s just that what seems obvious often is not. And we need to make sure people understand that before they make decisions on how they ought to live.”

En este vídeo, se describe de forma muy clara cuál debería ser el enfoque más adecuado a seguir sobre este tema: risk management (filólogos, como se traduciría: ¿"adminsitración de riesgo"?). Para los que no sepan inglés, un resumen de la idea del vídeo (y de la web donde está alojado): la ciencia alrededor del tema es complicada (abarca muchos dominios y es una ciencia relativamente joven) y los ciudadanos de a pie no pueden esperar entenderla (si no lo entienden políticos y otros científicos que no están metidos directamente en el tema, ¿qué podemos esperar el resto de mortales?), por lo que podemos asumir dos posibilidades: el cambio climático no existe o el cambio climático es real. Luego tenemos dos posibles acciones: actuar para intentar reducir o eliminarlo, o no hacer nada. Combinando las dos posibilidades y las dos posibles acciones aparecen cuatro escenarios:

  1. no existe y actuamos
  2. no existe y no hacemos nada
  3. existe y actuamos
  4. existe y no hacemos nada

Uno de los argumentos (que yo no me acabo de creer del todo) utilizado por los escépticos del cambio climático es el enorme coste económico que supondría actuar. Está claro que todos salimos ganando con los puntos 2 y 3. En el caso 2 ni hay coste económico ni hay desastre. En el caso 3 el coste económico se compensa (suponiendo que las acciones puestas en práctica hayan servido para algo). Así que a la hora de decidir hemos de tener en cuenta los casos probemáticos: 1 y 4. Si no existe y actuamos la economía mundial sufrirá. Pero si existe y no actuamos la economía sufrirá... y mucha gente en todo el mundo también sufrirá las consecuencias. Para mí la elección es fácil.

Ya que mencionamos a los "escépticos": más carnaza sobre uno de los más visibles.

Más consecuencias del cambio climático en la fauna.

Y posibles efectos en el mar: zonas sin oxígeno (esto sí que es mar muerto).

............

Con el debate sobre el aborto puesto de nuevo de actualidad, en el NYT tienen dos artículos muy interesantes sobre el tema del estatus del feto (comentados aquí y aquí). Este artículo discute un libro reciente sobre si un feto es un ser humano completo o no, y en este otro largo artículo hablan sobre el tema del dolor fetal:

The fetus is not a “little adult,” Anand says, and we shouldn’t expect it to look or act like one. Rather, it’s a singular being with a life of the senses that is different, but no less real, than our own.

............

El trabajo de muchos científicos sufre a menudo de incompresión. Y a veces esta incompresión se traduce en reacciones violentas. Al respecto de dos de los últimos casos ocurridos en los USA, un par de entradas en blogs, que tratan del tema de ciencia y ética: uno sobre el asesinato de una psicóloga por uno de sus pacientes, y otro sobre los ataques recibidos por una científica que realiza experimentos que pueden resultar polémicos.

............

Continuamos con un poco de zoología. En esta charla en TED, David Gallo muestra imágenes realmente impactantes de fauna submarina. Conocemos muy poco sobre la fauna y la flora submarina, por lo que expediciones como ésta australiana traen de vuelta siempre descubrimientos espectaculares (vale la pena bajarse el vídeo que hay enlazado en la página, que contiene un pequeño error). Este álbum en Flickr contiene fotos preciosas de fauna y flora subacuática. En este artículo, Carl Zimmer escribe sobre los asombrosos cefalópodos que aparecen en la charla de David Gallo, y sobre los científicos que los estudian. Y en esta entrada de Fogonazos, otro (precioso) ejemplo de bioluminscencia, aunque no subacuática.

Otro candidato a animal más viejo del mundo: 4000 años.

Una entrada sobre las nueve especies de tiburón que están en grave peligro de extinción.

............

Acabo esta sección con una pequeña miscelánea:

 

Nota: la frase que encabeza la entrada la he sacado de aquí.