lunes, 2 de junio de 2008

Primavera Sound 2008 - Sábado 31 de Mayo

Último día del festival. Comienza haciendo cola para ver a Scout Niblett en el Auditori. Un concierto increíble, con ella a la guitarra y acompañada a la batería por otro músico en varios temas. Ella misma se puso ante la batería para recordarnos que todos vamos a morir, aunque no sepamos cómo ni cuándo. Mona, ¿a que sí?

Poco después es el turno de Okkervil River en el escenario grande. La verdad es que tengo todos sus discos y es uno de mis grupos favoritos, así que no puedo ser imparcial. FAN-TÁS-TI-COS. Era el último concierto de su guitarrista en la banda, lo que si no me equivoco quiere decir que sólo queda su líder de los músicos que grabaron su primer disco.

Por desgracia no puedo ver el concierto entero, porque hay que volver a hacer cola en el Auditori para un flashback de los que hacen época con Young Marble Giants. Ya no son unos jovencitos, pero su pop ultraminimalista sigue sonando perfecto.

Al acabar el concierto, correr para coger sitio de nuevo en la cola para ir al otro extremo del espectro musical con Throbbing Gristle.

Electrónica extrema que hizo vibrar los cimientos del Auditori. Impresionantes. A destacar la proyección de su corto "After cease to exist", no apto para estómagos sensibles.

Al acabar Throbbing Gristle, correr al escenario ATP para pillar sitio delante para Shellac. La mejor banda actual de rock en directo, en mi modesta opinión.

Steve Albini preparó sus amplis con mono de trabajo. Y aunque su nombre es el más conocido, la estrella de Shellac es, para mí, el batería Todd Trainer. Un verdadero monstruo, y no lo digo por lo feo. Como en todos sus conciertos, hicieron una sesión de preguntas y respuestas de las que se tenía que encargar Scout Niblett. Pero al no poder entender las preguntas, optaron por continuar. Un concierto brutal, y junto a Portishead lo mejor de lo que pude ver de este Primavera Sound.